Compartir

Muchos dirán que las separaciones matrimoniales consisten en dar por concluido un matrimonio de manera legal pero realmente no es así, es solo realizar la separación por mutuo acuerdo, es decir coger rumbos diferentes sin pasar por el proceso de los abogados y juzgados a no ser que haya niños de por medio.

La mayoría hemos tenido la dicha de ver a nuestros abuelitos diciendo que llevan 40 años o más de casados y es ahí cuando muchos dicen que eso es amor verdadero. Hoy en día las parejas se casan y duran máximo tres años ( no todos), la gran mayoría no escoge a la persona correcta, pero es ahí cuando deben tomar una decisión si seguir luchando por eso que les gusto de su pareja en un inicio o buscar a alguien más que si llene todas las expectativas.

Cuando el amor, la pasión o el cariño se acaban la mejor decisión que debemos tomar es dejar a esa persona, si están en unión libre y no tienen hijos es más fácil, de lo contrario si están casados y tienen hijos toca recurrir a un abogado y empezar con los trámites de divorcio y la manutención de su hijo.

Pero realmente quien quiere gastar tanto dinero en abogados, además del tiempo que desperdicias en juzgados para dar por termina la relación, por eso muchas parejas optan por algo más simple que se llama separación matrimonial.

La separación matrimonial consiste en no dar por culminado el matrimonio de manera legal, es más bien coger rumbos separados, pero en caso de haber hijos de por medio se debe realizar el debido proceso para que estos niños reciban de parte del padre o de la madre como lo dicte un juez una manutención o pensión alimenticia hasta que él pueda mantenerse solo.

Pero sin duda alguna es mejor realizar una separación matrimonial o un divorcio ya que cuando el amor se acaba empiezan las peleas, los engaños y en caso de haber hijos ellos serán los más afectados demostrando este dolor en sus calificaciones o su manera de actuar.

Si ya no estas a gusto con tu pareja, sepárate ya que otro de los casos es que cuando se acaba el cariño empiezan las discusiones que muchas de las veces llegan a los golpes y al maltrato verbal.

Compartir