Compartir

En sus principios, la única función de los celulares era comunicarnos pero dados cada uno de los avances nos vemos envueltos en un mundo de funciones que a veces ni siquiera conocemos. Nada más en la tienda virtual de Google Play Store podemos encontrarnos con un millón de aplicaciones a las cuales tenemos acceso. Las aplicaciones vienen siendo hoy en día las funciones del celular.

Nos adentramos tanto en el mundo de la tecnología y nos apegamos tanto a nuestro móviles que hacemos parte de ellas, ya nadie va al baño sin su celular, todo se define en fotos, videos, estado, Live y demás. Lo cierto es que hasta el amor lo hemos involucrado en este mundo ya que contamos con aplicaciones para buscar parejas.

Es más, vemos en la actualidad casos de la vida real donde esposos se conocieron por medio de una aplicación, qué más da, estamos adheridos a nuestro celular y no queda más que aceptarlo.

Tinder, la aplicación sexual de la actualidad

Es tan fácil como quitarle un juguete a un niño, esta aplicación te va mostrando y dando a elegir tipos de perfiles dependiendo el sexo elegido y tú lo que debes hacer es indicar lo que te gusta. El perfil consiste básicamente en una serie de hasta cinco fotos extraídas de Facebook, una breve descripción y los gustos y amistades comunes en Facebook, todo con un predominio exagerado de la imagen. El sistema te muestra gente cercana a ti, en un radio que puedes modificar en opciones.

Cuando dos usuarios de esta aplicación coinciden al darse ‘me gusta’ o ‘corazoncito’ se produce lo que se conoce como ‘match’ lo que genera que los dos usuarios puedan empezar un chat. Aquí solo te pueden hablar las personas que tú decidas por los que muestres interés, nada más.

¿Por qué se decide que Tinder es la aplicación de la sexualidad en la actualidad? Lo que sucede es que el ámbito tecnológico la sociedad ha creado diferentes tipos de estereotipos tanto en hombres como en mujeres, entonces los más solitarios tienden a crear una idea de pertenecer al mundo de las parejas, de las buenas fotos, de los cuerpos Fit, de las Couple Goals, etc. La mente se les direcciona en todo lo que está de moda.

Tinder aparte de ser una aplicación NO tan buena, simplemente se vuelve un mecanismo para pedir tu número de teléfono y empezar a hablar por WhatsApp. Las personas, en especial los hombres saben a lo que van cuando deciden descargar y acceder a Tinder, nadie va buscando campanas de boda, ni mucho menos.

Tinder significa yesca en inglés, una herramienta para encender fuego- y la llama del logo no engañan a nadie. ¿Qué opinas tú? ¿Qué buscan los usuarios de Tinder?

“A los libertinos” comenzaba Donatien Alphonse François de Sade -el Marqués de Sade- su obra La filosofía en el tocador, “atended esas deliciosas pasiones; sólo ellas pueden conducirnos a la felicidad. Mujeres lúbricas, despreciado todo lo que contraría las divinas leyes del placer”. No cabe ninguna duda de que el Marqués hubiera disfrutado y mucho de una aplicación como Tinder. Y no es el único.

Compartir